La Novena de Antonio de Padua: 9 curiosidades sobre el Santo Portugués

¿Quién fue Antonio de Padua y qué es la Novena dedicada a él? Con ocasión de la fiesta de San Antonio del 13 de junio, queremos celebrar este predicador tan amado con una novena muy especial.

#1 - La Novena

La novena de San Antonio es un periodo de nueve días que culmina en la fiesta del santo portugués (13 junio) y durante los cuales nosotros los fieles por una parte nos comprometemos a llevar una vida más cristiana, por otra pedimos que Antonio de Padua escuche nuestras peticiones.

#2 - Paduano de adopción

¿Sabías que Antonio de Padua no ha nacido en Padua? Oriundo de Lisboa, Antonio predicó, murió y fue sepultado en esta ciudad norteña de Italia, donde se encuentra el santuario que recoge sus restos mortales — la Basílica de San Antonio de Padua.

Basílica de San Antonio de Padua

#3 - Franciscano por vocación

Después de diez años con los Canónigos de san Agustín, Antonio pidió permiso para unirse a los Frailes Menores. El joven tomó esta decisión después de haber visto las reliquias de unos mártires franciscanos que encontraron su muerte en Marruecos y cuyo ejemplo él deseaba seguir.

En 1221 Antonio tomó parte en el renombrado “Capítulo de las esteras”, en Asís, donde encontró a San Francisco en persona.

#4 - Respaldado por el maestro

Antonio fue probablemente el primer maestro de teología de los Franciscanos. Incluso San Francisco reconoció su valía enviándole una breve carta que empezaba así:

"Me agrada que enseñes teología a los frailes".

#5 - Sus obras

Hablemos ahora de la obra del Santo. En el periodo que transcurrió en la curia papal del Papa Gregorio IX, Antonio escribió los que se conocemos como “Sermones dominicales”. Leamos un extracto:

"Si predicas a Jesús, él ablanda los corazones duros; si lo invocas, endulzas las tentaciones amargas; si piensas en él, te ilumina el corazón; si lo lees, te sacia la mente" (Sermones Dominicales et Festivi III, p. 59).

#6 - Los cuatro pasos de la oración

Según San Antonio, una oración es equiparable a una conversación íntima con Dios y para ser exitosa se tiene que articular en torno a cuatro pasos fundamentales:

1. Obsecratio: Abre tu corazón a Dios.

2. Oratio: Habla a Dios como si estuviera delante tuyo.

3. Postulatio: Comparte con Él tus necesidades.

4. Gratiarum actio: Alábalo y dale las gracias.

#7 - Superpoder fuera del común

Hablemos ahora de su patronato. Antonio es el Santo Patrono de Portugal, su país de nacimiento, y de Padua, donde transcurrió muchos años. Dicho esto, San Antonio se invoca en todo el mundo sobre todo para encontrar cosas perdidas y el motivo para ello viene de un episodio que pasó cuando el santo enseñaba en el monasterio franciscano.

Un día uno de sus novicios abandonó el eremitorio llevándose consigo el Salterio que Antonio usaba para sus lecciones. El Santo rezó pidiendo la restitución del libro y milagrosamente un tiempo después el monje volvió al monasterio y devolvió el libro a su maestro. De esta forma, la oración de Antonio no solo le ayudo a encontrar su libro, sino que también hizo que la oveja perdida volviera al redil.

#8 - Tres, un número mágico

En sus representaciones Antonio de Padua suele tener entre sus brazos al Niño Jesús, un libro y una flor de lirio.

1. De acuerdo con la iconografía clásica, el lirio simboliza la pureza y sirve de antídoto contra el mal.

2. La presencia del Niño Jesús es un recordatorio de la visión que Antonio tuvo justo antes de morir a las puertas de la ciudad de Padua. Además, de acuerdo con el pensamiento franciscano, Jesucristo siempre ha sido la figura central en la vida de San Antonio.

3. Y por último, el libro hace una referencia al episodio del Salterio robado, pero también a la labor de Antonio como predicator.

Nuestra estatua de Antonio presenta los tres elementos de la iconografía clásica.

ESTATUA DE ANTONIO DE PADUA >

#9 - Una oración para terminar la Novena

ROSARIO DE ANTONIO DE PADUA >

Ampárame en esta hora,
¡oh San Antonio amado!
Bajo tu acción bienhechora,
halla alivio el desgraciado.
El enfermo y el desvalido
y el que en la cárcel se ve
son por ti favorecidos
cuando te invocan con fe.
Yo, con toda confianza,
te invoco en esta ocasión,
y vivo con la esperanza
de obtener tu protección.