San José Dormido: la Oración del Papa Francisco

La estatua de San José Dormido, o también San José Durmiente, tiene un significado muy importante para el Papa Francisco. Cuando en 1953, con solo 17 años, recibió la Llamada del Señor, Jorge Mario Bergoglio entró a la iglesia de San José de Buenos Aires, ciudad de la cual luego fue Arzobispo.  
Su devoción hacia el padre putativo de Jesús se remarcó el día 19 de marzo de 2013, solo seis días después de su elección como Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia universal, cuando, inaugurando su Pontificado, centró su sermón sobre el rol de guardián de San José.  

El Sueño de San José

Gracias a la Sagrada Biblia, sabemos hoy cuánto ha sido fundamental el sueño para San José. Durante el sueño un Ángel le dijo de tomar en matrimonio a María, así como en sus sueños el mismo Ángel le avisó de la inminente Matanza de los Inocentes ordenada por Herodes. Esta aparición que tuvo en sueño le permitió huir a Egipto y guardar la vida de su hijo Jesús. 
El Santo es un padre misericordioso, que ayuda a los necesitados. Así como él, el ser humano tiene que despertar de su propio sueño, una vez haya escuchado la Palabra de Dios, levantarse y actuar para su vida. 

sleeping saint joseph

Curiosidades Sobre la Estatua de San José Dormido y el Papa Francisco

Como símbolo de su devoción, el Papa Francisco tiene en su oficina en la Domus Sanctae Marthae dos estatuas que representan al Santo. Una de estas merece particular atención: se trata de una estatua que acompaña al Pontífice desde siempre, desde cuando era rector del Colegio Máximo de San Miguel. Esta estatua retrata San José durmiente, una figura insólita para los europeos pero muy difundida entre los fieles sudamericanos.   
El Papa Francisco, muchas veces, contó de su costumbre de poner por debajo de la estatua del San José Dormido unas notitas con las peticiones de gracia y las oraciones de los fieles, buscando invitar al Santo a “consultarlo con la almohada”.
El Pontífice mismo declaró en 2015 querer particularmente San José, ya que es un hombre fuerte y silencioso, el hombre de los sueños, que protege y ayuda a cualquier persona lo necesita, también cuando duerme.

sleeping st joseph

DESCUBRE AHORA>

La Oración a San José Dormido

Oh San José, cuya protección es tan grande, tan fuerte y tan inmediata ante el trono de Dios, a ti confío todas mis intenciones y deseos.Ayúdame, san José, con tu poderosa intercesión, a obtener todas las bendiciones espirituales por intercesión de tu Hijo adoptivo, Jesucristo Nuestro Señor, de modo que, al confiarme, aquí en la tierra, a tu poder celestial, Te tribute mi agradecimiento y homenaje.
Oh san José, yo nunca me canso de contemplarte con Jesús adormecido en tus brazos. No me atrevo a acercarme cuando Él descansa junto a tu corazón. Abrázale en mi nombre, besa por mí su delicado rostro y pídele que me devuelva ese beso cuando yo exhale mi último suspiro.
¡San José, patrono de las almas que parten, ruega por mi! Amén.

 

 

Artículos relacionados:

La Sagrada Familia: El pilar de la Vida Cristiana→