4 Pasos para Orar: el Método CASA

Cada católico tiene su propia manera de orar. Usualmente esto se debe a lo que otros católicos, como los padres, le han enseñado a alabar a Dios. Si te intriga probar, existe una manera muy sencilla y original gracias a la cual puedes alabar al Señor cada día: el famoso método para orar CASA, acróstico de Confesión de pecados, Adoración y Alabanza, Súplica y Peticiones, Agradecimiento y Gratitud, los cuatro pasos fundamentales para orar. Usar este método es una magnífica manera de agradecer a nuestro Creador y pedirle su intercesión si nos encontramos en un periodo difícil. 
¿Y tú cómo sueles rezar a lo largo del día?
Descubre el famoso método CASA y sus 4 pasos para orar.
¡Dale una oportunidad!

1. Confesión de Pecados

Una cosa muy importante que tenemos que hacer es reconocer nuestras malas acciones, como el cotilleo o portarse mal con alguien, por ejemplo. La Confesión de pecados consiste en estar de acuerdo con Dios que algo que hemos hecho es un pecado en nuestra vida. Con la Confesión, abrimos nuestro corazón a Dios, que deja su luz entrar dentro de nosotros y nos permite el perdón por parte de Jesús Cristo. Dios quiere que nos arrepentimos de nuestros pecados, que cambiamos de opinión y que nos dirigimos hacia Él. 
Como escribió San Pablo Apostol:

“Así que, arrepentíos y convertíos,
para que sean borrados vuestros pecados;
para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,
y Él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado”.

Hechos 3:19-20

En esta fase, nombra tus pecados y todo lo que no está bien hacia Dios o los otros seres. Después de la Confesión, pasa al siguiente paso: la adoración. 

2. Adoración y Alabanza

La Adoración es un paso muy importante de la oración: el Señor está lleno de gracia, es una entidad que puede con todo y ama a cualquiera, es nuestro Creador, el Alfa y el Omega, el Inicio y el Fin, el Rey de los reyes, el Señor de los señores. Es nuestro Sanador, Redentor, Juez, Defensor y mucho más. Alabar al Señor nos permite apartar la vista de nosotros y nos recuerda que solo en Él podemos realmente confiar.

“El Señor es el Dios eterno, el Creador de toda la tierra.
Él nunca se debilita ni se cansa;
nadie puede medir la profundidad de su entendimiento”. 

Isaía 40:28

Dios quiere y desea nuestras adoraciones que nos pueden ayudar a mantener una buena relación con Él. Con la alabanza, Dios nos asegura una bendición adicional y su protección cariñosa, ya que todos somos Sus hijos. Nuestra adoración también puede ser útil para testificar su grandeza a los que no creen en Él, como escribió San Pedro en su Evangelio.
Mientras estés adorando a Dios, acuérdate siempre de enfocarte en Dios y en lo que Él hace para ti.

3. Súplica y Peticiones

Este paso consiste en pedir a Dios de realizar tus deseos y satisfacer tus necesidades. Ahora que nuestros espíritus están listos, podemos empezar a pedir al Señor que interceda por nosotros, sin que nos contengamos en nuestras peticiones. Su intercesión tiene cuenta de la voluntad de Dios y de nuestras ganas de cumplir con ella. 
Especialmente si estás pasando a través de una batalla espiritual contra Satanás, relájate pensando que no estás solo, ya que Jesús y Dios interceden por tu cuenta.
¿Qué quieres que Dios haga para ti en tu vida? ¡Pídeselo!

4. Agradecimiento y Gratitud

Este último paso es muy importante para los fieles: se trata de agradecer a Dios por todo lo que hizo para ti, como el perdón de tus pecados, y pedir el control perpetuo del Espíritu Santo. Demuéstrale tu gratitud por cada cosa que hizo para ti, que sea grande o pequeña. Dar las gracias a Dios nos ayuda a identificar todas las maneras en las cuales Él nos cuida y lleva paz a nuestros pensamientos ansiosos. El Agradecimiento nos da esperanza de que la ayuda de Dios siempre nos seguirá a lo largo del tiempo. La Sagrada Biblia repite muchas veces la importancia de agradecer, como en estos dos versículos:

“Dad gracias en todo, porque es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

1 Thess 5:18

“Alabad a Jehová, invocad su nombre;
Dad a conocer sus obras en los pueblos”.

Psalms 105:1

¿Necesitas un rosario bendecido para confesar tus pecados, adorar a Dios, suplicarle y agradecerle?
Un sagrado rosario es un instrumento poderoso que te podría ayudar durante el recorrido de estos cuatros pasos para orar, sin distracciones.
¿Qué opinas de este rosario de muchos colores con el crucero con forma de corazón?

 

Rosario en metal de la Virgen Milagrosa

COMPRAR AHORA>

¿Prefieres otras opciones?
Haciendo clic en el enlace de abajo, encontrarás muchísimos rosario, de cualquier gusto y material.
¡Acuérdate de pedir la Bendición del Papa Francisco!

COMPRAR ROSARIOS AHORA>

 

Artículos Relacionados:

La Oración de los Cinco Dedos del Papa Francisco→ 
Cómo Rezar el Rosario→