El lado cristiano del Día de Acción de Gracias: orígenes y cómo celebrarlo

El Día de Acción de Gracias es un día festivo cristiano, aunque no esté concebido en el calendario de la Iglesia y solo se celebra en Estados Unidos. Es un claro ejemplo de celebración eclesial no universal, a diferencia de las demás.
Esta festividad estadounidense tiene una tradición bien establecida de pavo, puré de papas, pastel de calabaza, compras y un fin de semana largo de cuatro días.
Es fascinante cómo todas estas cosas no tienen nada que ver con el evento original que dio lugar a la celebración anual del cuarto jueves de noviembre.
¿Lo sabías?
Aprende sobre los orígenes cristianos del Día de Acción de Gracias y cómo vivir este evento tan especial.

American Thanksgiving Dinner
Típica cena americana del Día de Acciónd de Gracias.

Orígenes cristianas del Día de Acción de Gracias

Según la historia, los Padres Peregrinos, que eran puritanos en ese momento, llegaron a Plymouth, Massachusetts, en busca de libertad religiosa a bordo de un barco llamado Mayflower. Una vez que llegaron a la nueva tierra, organizaron una gran fiesta junto con los indios: este fue el primer Día de Acción de Gracias.
Esta festividad se originó en 1621, cuando el gobernador de la colonia de Plymouth, Bradford, fijó un día de alabanza y oración públicas después de la primera cosecha. Posteriormente, la costumbre se extendió a todas las demás colonias de Nueva Inglaterra.
La primera verdadera celebración nacional ocurrió cuando el presidente Washington, en 1789, recomendó el jueves 26 de noviembre al pueblo de los Estados Unidos "como un día de acción de gracias y oración pública que se debe observar, reconociendo con corazones agradecidos los muchos y significativos dones del Dios Todopoderoso. "

Pero, ¿cómo pueden los cristianos celebrar el Día de Acción de Gracias de forma religiosa?
Consulta nuestros 5 consejos religiosos para vivir el Día de Acción de Gracias.

Cómo celebrar el Día de Acción de Gracias como buen cristiano

1. Recuerda cuál fue el primer Día de Acción de Gracias de la historia

Acción de gracias (Thanksgiving) significa universalmente familia, generosidad y gratitud.
La misma palabra Eucaristía significa "dar gracias" y es el momento más importante de la Misa, en la que hombres y mujeres reciben el Cuerpo de Cristo.
De esta manera, mucho antes de que los Peregrinos llegaran a América y partieran el pan con los habitantes nativos de Nueva Inglaterra, Jesucristo, nuestro Salvador, celebró el "Primer Día de Acción de Gracias" con Su propio cuerpo y sangre, dado a toda la humanidad por nuestra Salvación.
Recuerda siempre que cada vez que celebramos la Santa Misa, básicamente estamos agradeciendo a Dios por todas sus bendiciones y amor incondicional por nosotros.

2. Ve a misa y celebra a Dios

Ya sabemos que estás muy apegado a las tradiciones.
Pero recuerda siempre que ninguna porción de pavo o pastel de calabaza será un gesto de acción de gracias tan bueno como la celebración eucarística.
Quizás muchas personas preferirían quedarse en casa y celebrar esta festividad con familiares y amigos, pero ir a misa, especialmente temprano en la mañana, podría ser una forma diferente de comenzar el día. Además, si vas a la iglesia por la mañana, tendrás todo el día para pasarlo con tu familia y mantener vivas las tradiciones.
Ir a misa no borrará sus tradiciones familiares anuales de Acción de Gracias.
Más bien celebrarás el amor infinito de Dios.

3. Se generoso/a con los menos afortunados

El Día de Acción de Gracias es una ocasión muy agradable para pasar tiempo con nuestra familia, comer manjares y disfrutar de un merecido descanso del trabajo.
¿Alguna vez pensaste en todas esas personas que no tienen la suerte de tener una familia cerca para celebrar esta festividad?
Hay miles de personas sin hogar en todo el mundo, personas pobres que no tienen un hogar cálido y acogedor, ni familias con las que compartir este momento.
Respetando una de las virtudes cristianas más peculiares que es la Caridad, dedica una parte de esta Fiesta a los menos afortunados que necesitan un poco de ayuda.
Si por alguna razón no puedes ir a ayudar, hay otra cosa muy simple que siempre puedes hacer por ellos, que es orar.
¡Verás cómo te hará sentir mejor!
Si usualmente usas el rosario para tus oraciones, puedes dedicar algunas de tus cuentas del rosario a los pobres necesitados.
Estos rosarios en palisandro y cuentas de cristal recuerdan los colores típicos del Día de Acción de Gracias y la temporada otoñal en América, que son el marrón y el naranja.
Úsalos para tus generosas oraciones o dáselos a un católico necesitado.

Rosario con cuentas de palisandro

Rosario con cuentas de palisandro y conexión en plata de ley 925
COMPRAR AHORA>

Rosario con cuentas de cristal naranja 

Rosario con cuentas de cristal de color naranja y conexión en metal
COMPRAR AHORA>

4. Se agradecido/a y reza

¿Cómo te podrías sentir en el Día de Acción de Gracias si no “agradecido/a”?
Piensa en todas las cosas buenas que tienes en la vida, todos tus éxitos personales, tus fortunas, tus metas laborales y la familia que tanto amas.
Agradece siempre todo esto, ya que muchas personas no tienen la misma suerte que tú.
Expresa tu gratitud a Dios, quien nos ha dado vida, refugio, ropa, comida, familia y salud, a través de la oración, especialmente antes de la comida de Acción de Gracias.
Para mostrar tu gratitud, puedes decir estas breves oraciones antes y después de las comidas.

  • Oración antes de comer:

[Señal de la Cruz]
Bendícenos, Señor, estos dones tuyos, que estamos a punto de recibir de tu generosidad.
Por Cristo nuestro Señor.
Amén.

  • Oración después de comer:

[Señal de la Cruz]
Te damos gracias, Dios Todopoderoso, por todos tus dones,
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

[Señal de la Cruz]

5. Celebra tu libertad de religión

Los peregrinos que llegaron a América eran puritanos que huían de sus lugares de origen, debido a la persecución religiosa en Europa.
Hoy en día, muchos católicos de todo el mundo todavía luchan contra el fanatismo y la exclusión o son perseguidos por sus creencias religiosas.
Recuerda siempre lo afortunado que eres de vivir tu fe en tu país y celebrar el amor infinito de Dios todos los días.
Celebra la libertad religiosa que tu país garantiza a todo hijo de Dios y ruega al Señor pidiéndole que conceda esta gracia a todos los pueblos del mundo.

 

Artículos relacionados:

Cómo rezar por tus queridos te podría ayudar→
5 beneficios de la oración→