La Divina Misericordia: Cómo proteger tu Casa y tu Familia con la Imagen de Jesús Misericordioso

¿Sabías que puedes proteger tu casa y tu familia con un acto de fe?
¿Conoces ya el poder de la imagen de la Divina Misericordia?
Esta imagen muy famosa, también conocida como Jesús Misericordioso, tiene un gran poder para obtener protección diaria para tu casa y familia, especialmente si está pasando por un momento difícil.
Coloca una imagen de Jesús Misericordioso en tu portal para expresar tu fe en la promesa de protección el Señor, y participa a la vida cristiana con un gesto de fe sencillo, pero poderoso.
¡Descubre cómo!

Cuadro Religioso de Divina Misericordia

¿Por qué la Imagen de la Divina Misericordia es tan Importante?

La imagen del Jesús Misericordioso representa el Señor, el sacrificio del cordero para nuestra salvación, de cuyo corazón fluye la sangre y el agua; el arroyo de piedad del Señor para todo el mundo.
A través de Santa Faustina, el Señor nos prometió que esta imagen habría bendecido las almas que habrían honrado y venerado a esta imagen sagrada. Dios también nos prometió ganar a nuestros enemigos aquí en la tierra, especialmente a la hora de la muerte, y defendernos como si fuéramos su propia gloria.
El Señor dijo por medio de esta imagen:

“Otorgaré muchas gracias a las almas, que cada alma tenga acceso a ella”. 

La Bendición de la Divina Misericordia

Santa Faustina Kowalska también recordó promesas adicionales que nuestro Señor hizo a través de Ella con respecto a la imagen Sagrada: 

“Cuándo los castigos por los pecados lleguen a todo el mundo y tu propio país experimente una degradación total, el único refugio será la confianza en mi misericordia.
Protegeré las ciudades y hogares en los que se encuentra la imagen de la Divina Misericordia.
Protegeré a las personas que venerarán u honrarán esta imagen.
El único refugio será la confianza en mi misericordia”.

A través de la imagen de Jesús Misericordioso, Dios protegerá a las personas y las casas de cualquier tipo de desgracia. Cuida a tu familia con esta Santa imagen.

La Imagen de la Divina Misericordia para Nosotros Hoy

Recientemente, ya que las repercusiones del coronavirus se hicieron muy claritas, oramos mucho más en la misa.
Sellamos los postes de las puertas de nuestros pensamientos internos con la palabra protectora de Dios. Esto de sellar la puerta es en referencia al Éxodo 12, donde se cuenta que Dios ordenó a los Israelitas que sellaran los postes de las puertas con la sangre del cordero, para que el Ángel de la Muerte pudiera pasar sobre las casas que estaban marcadas. 

Jesús representa el cordero sacrificado de Dios; al ofrecerse a Sí mismo como expiación por nuestros pecados y los de todo el mundo mediante el derramamiento de su sangre y agua, nos liberó de la muerte eterna y nos garantizó la vida eterna. 

Estampa Religiosa de Divina Misericordia

COMPRAR AHORA>

Pon esta imagen de la Divina Misericordia con la Inscripción “Gesù confido in te” (Jesús, en Ti Confío) en tus puertas o guárdala siempre contigo, como muchos ya lo han hecho en tiempos de calamidad. En esta imagen, es a Jesús que adoramos.
Este acto de fe puede no garantizar que tu familia no se verá afectada físicamente por el virus o otras enfermedades, pero sí garantizará que por tu confianza en Jesús, obtendrás Sus promesas de Amor y Misericordia, que te rodearán y permanecerán en ti para siempre.

Novena a la Divina Misericordia: Cómo Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia

La Coronilla de la Divina Misericordia se recita utilizando un normalísimo rosario de cinco décadas. Esta coronilla está precedida por dos oraciones de apertura del Diario de Santa María Faustina Kowalska y seguida por una oración de clausura.
Si aún no tienes tu coronilla de la Divina Misericordia, puedes comprarlo en nuestra tienda online.
Sigue las instrucciones a continuación.

Coronilla de Divina Misericordia

COMPRAR AHORA>

1. Haz la Señal de la Cruz

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

2. Oración de Apertura

Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo entero y derrámate sobre nosotros.

(Diario, 1319)

Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una Fuente de Misericordia para nosotros, en Ti confío.

(Diario, 84)

Primero se reza una vez el Padre Nuestro, el Ave María y el Credo de los Apóstoles.

3. Padre Nuestro

Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre.
Venga a nosotros Tu Reino. Hágase Tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentación, más líbranos del mal.

Amén.

4. Ave María

Dios te salve, María, llena eres de gracias.
El Señor está contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores,
Ahora y en la hora de nuestra muerte,
Amén.

5. Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, Su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
Fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,
Al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos,
Está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso.
Desde ahí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos,
El perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.
Amén.

6. En las Cuentas Grandes del Rosario

Padre eterno: te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el alma y la divinidad de Tu amadísimo Hijo,
Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.

7. En Cada una de las Diez Cuentas Chicas del Rosario

Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

8. Al Terminar las Cinco Decenas, di Tres Veces:

Santo Dios, Santo fuerte, Santo e inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

9. Puedes Añadir al Final

Oh, sangre y agua, que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia, en ti confío.

10. Termina con la Señal de la Cruz

En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén.

 

 

Artículos Relacionados: