La Historia del Día Internacional de la Mujer Explicada en 6 Simples Pasos

Cada 8 marzo hacemos el balance de todo el año, evaluando el progreso social alcanzado, preguntándonos si han mejorado las condiciones sociales de las mujeres — nuestras madres, hermanas, hijas y amigas. Tomémonos un minuto para reflexionar sobre el significado de este día y sobre el por qué sigue siendo tan importante.

LOS ORÍGENES DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Todo empezó en 1908, unas quince mil mujeres marcharon en la ciudad de Nueva York para reivindicar sus derechos. Dos años después, en el año 1910, Clara Zetkin, militante del Partido Socialdemócrata alemán, propuso la institución del Día Internacional de la Mujer, que se celebraría por primera vez el año siguiente.

Nueva York, 1908. El desfile de las mujeres.

LA PRIMERA CELEBRACIÓN DEL DÍA DE LA MUJER

La celebración del Día Internacional de la Mujer empezó en el año 1911, precisamente el día 18 de marzo de aquel año. Dos años después se anticipó la fecha al 8 marzo.

Clara Zetkin

EL PROPÓSITO

El Día Internacional de la Mujer fue creado con el fin de luchar por un mundo más inclusivo para las mujeres, para reconocer sus innegables derechos, así como para celebrar sus logros a lo largo de la historia de la humanidad.

EL RECONOCIMIENTO

El 8 de marzo de 1975 es la fecha en la que las Naciones Unidas celebraron oficialmente y por primera vez el Día Internacional de la Mujer.

EL TEMA DEL 2020

¿Sabías que cada año, a partir del 1996, las Naciones Unidas atribuyen un tema específico al Día Internacional de la Mujer? Este año el tema de la campaña es #EachforEqual. Porque necesitamos un futuro mejor, lleno de amor, paz y esperanza.

EL SÍMBOLO

¿Cómo celebramos ese día en el mundo? Por ejemplo, en Italia la mimosa es la flor que representa mejor este festejo, su color representando la esperanza.

Como cada año, la empresa Pantone se encarga de escoger el Color del Año que refleja las tendencias mundiales que van más allá de lo estético. La apuesta del 2018 fue el Ultra Violet: el morado intenso que además de haber sido el color favorito de los artistas más eclécticos, — tales como Bowie, Prince y Hendricks — es profundamente enlazado a la lucha feminista. Dicho nexo ha sido inmortalizado en la novela de la premiada autora Alice Walker: “El color púrpura”.

A la luz del escándalo hollywoodense del 2017, esta y otras noticias (como por ejemplo el hecho de que la revista Time haya nombrado ‘Persona del Año’ al movimiento #MeToo) ponen de relieve un positivo cambio de rumbo a nivel mundial. Contrariamente a la obsoleta e injusta costumbre de culpabilizar a la víctima, tan normal en tiempos pasados, hoy quienes sufren el acoso o la discriminación de género encuentran la visibilidad que necesitan y un gran apoyo por parte del público, lo que deja presagiar tiempos mejores.