¿Quién era San Sebastián?

La figura de San Sebastián siempre ha despertado mucha curiosidad por parte de los cristianos de todo el mundo. Suele representarse como un joven hermoso, semidesnudo, atado a un árbol (o poste) atravesado por muchas flechas, para conmemorar su intento de martirio. Murió en el año 288 dC, su festividad es el 20 de enero, y es considerado como el Santo Patrono de los soldados, atletas y aquellos que desean una muerte santa y honorable.
Descubre más sobre San Sebastián leyendo los siguientes párrafos.

Statue of St. Sebastian

Estatua de San Sebastián, Diócesis de Vercelli (Italia)
Fuente: https://cutt.ly/U0m0zeJ

¿Quién era San Sebastián?

No hay mucha información sobre San Sebastián, aparte de que probablemente vino del sur de Francia y se educó en Milán (Italia). Muy joven, se alistó en el ejército romano (283 d. C.), aparentemente para ayudar a otros cristianos perseguidos por los romanos, poco antes del edicto de Constantino, en 313 d. C., que disponía la libertad de religión y el fin de las persecuciones contra los cristianos. Desde que se unió al ejército, se ha distinguido por su excelente servicio, tanto que fue ascendido a servir en la Guardia Pretoriana para proteger al mismísimo emperador Diocleciano.

St. Sebastian miniatureSan Sebastián, miniatura de Sandro Botticelli

¿Por qué San Sebastián fue condenado a muerte?

Durante su servicio como Guardia Pretoriana, convirtió al cristianismo a varias figuras prominentes, incluido el prefecto local. Un ejemplo de este hecho es la conversión de los padres de Marcos y Marcelino, dos hermanos mellizos, diáconos de la Iglesia cristiana de la época, que fueron encarcelados por negarse a realizar sacrificios públicos a los dioses romanos. Estas conversiones fueron informadas al emperador Diocleciano, ya infame por ordenar la muerte de cientos de cristianos, quien ordenó matarlo, atándolo a un poste en un campo de entrenamiento y usarlo como práctica de tiro. Tras esta condena, los arqueros lo acribillaron a flechazos, como muestra la iconografía más famosa. Pensado muerto, los arqueros dejaron su cuerpo para su recuperación y entierro. Sin embargo, el cuerpo fue recuperado por Irene de Roma, cuyo esposo cristiano también fue martirizado. Cuando supo que no estaba muerto sino que aún vivía, lo escondió y lo cuidó, como una gran muestra de compasión por ese pobre hombre que ayudó a tantos cristianos durante las persecuciones romanas.

Después de recuperarse por completo, Sebastián fue en busca de Diocleciano para sorprenderlo y criticarlo públicamente en voz alta por sus persecuciones y sentencias de muerte contra los cristianos. Sorprendido de ver a Sebastián todavía con vida, Diocleciano ordenó que mataran a palos a su antiguo guardia y luego lo arrojaran a las alcantarillas.

Una vez más, su cuerpo fue recuperado por una mujer cristiana (Lucina), quien lo enterró en secreto en las catacumbas de Roma.
Aproximadamente 80 años después de su muerte, tras el Edicto de Constantino, su cuerpo fue trasladado a una basílica en Roma y los restos de su cuerpo fueron compartidos con una comunidad de monjes en Francia. Algunos siglos más tarde, su cráneo fue enviado a un monasterio alemán donde fue colocado en una caja de plata, en un relicario especial en Ebersberg.

St. Sebastian representation by Il SodomaRepresentación of St. Sebastian, de Il Sodoma, 1525, Galería de los Uffizi (Florencia, Italia)

San Sebastián Protector de…

San Sebastián era comúnmente invocado contra la peste, entonces generalizada. Además, según registros históricos, ya protegió a Roma de la peste en el año 680. Esta asociación con la peste puede deberse a que sobrevivió a los golpes de flechas y, en la creencia pagana, la pestilencia la generaban las flechas disparadas por los dioses. Este simbolismo se representó más tarde en muchas obras de arte del Renacimiento, donde los artistas pintaron a las víctimas de la peste con flechas negras en sus cuerpos, al igual que San Sebastián.
Hoy, sin embargo, se le considera el Santo Patrón de los soldados y deportistas, debido a esta asociación con las flechas a las que ha sobrevivido. El hecho de que sobreviviera a las flechas se consideró un milagro, hasta el punto de que su muerte real siempre ha pasado a un segundo plano, incluso en el campo artístico: su muerte real, de hecho, nunca fue representada en el mundo del arte.

Si eres un soldado, un atleta o simplemente eres muy devoto de San Sebastián, esta magnífica estatua pintada a mano a continuación podría ser de tu interés y una inspiración para tus oraciones.

 

Estatua de San Sebastián en resina pintada a mano

COMPRAR AHORA>

 

 

Artículos relacionados:
5 Santos patronos de la policía y de los soldados→
La fascinante historia de San Jorge→