La Confirmación en 5 puntos fundamentales

La Confirmación es el último de los tres sacramentos de iniciación cristiana y, como tal, sella la afiliación del fiel a la religión de Cristo. Cuando el obispo diocesano administra la Confirmación, el confirmando se “confirma” como miembro activo de la comunidad cristiana y, en consecuencia, recibe las gracias del Espíritu Santo.

Aqui te contamos las 5 nociones fundamentales de este precioso sacramento.

#1 La iniciación en la fe

Como hemos mencionado anteriormente, el sacramento de la Confirmación forma parte del conjunto de los sacramentos iniciáticos que introducen al fiel en la fe cristiana. Los otros dos son el Bautizo (o Bautismo) y la Eucaristía (o Primera Comunión) y sirven precisamente para instaurar la comunión entre el creyente y el Redentor. Finalmente, a través de la Confirmación el confirmando recibe los dones del Espíritu Santo, ya que sin ellos su iniciación quedaría incompleta.

#2 El poder del crisma

El crisma es el óleo perfumado con el que el obispo realiza la unción. Este aceite, tradicionalmente consagrado en la Misa del Jueves Santo, se utiliza también en los Bautizos, así como en la extremaunción y para consagrar obispos e iglesias.  

#3 La ceremonia

El rito de la Confirmación se lleva a cabo de la siguiente forma: con el crisma el obispo traza el símbolo de la cruz en la frente del confirmando a la vez que pronuncia la fórmula "Yo te signo con la señal de la Cruz, y te confirmo con el Crisma de la salud, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.".

#4 Los 7 dones del Espíritu Santo

Los siete dones del Espíritu Santo corresponden a las gracias sacramentales de la Confirmación, y son:

Sabiduria;

Intelecto;

Consejo;

Fortaleza;

Ciencia;

Piedad; y

Temor a Dios.

Como seres humanos, pero sobre todo como cristianos, son estas las virtudes y cualidades morales a las que no podemos renunciar.

#5 La misión

El sacramento de la Confirmación suele celebrarse cuando el confirmando alcanza la llamada “edad de la discreción”, que es cuando empieza a tener el uso de la razón. De hecho, a partir de los 7 años lxs niñxs ya disciernen el bien del mal y se responsabilizan por sus propias acciones. Una vez confirmado, el fiel es fortalecido en su fe y empieza a tener un rol definido dentro de la comunidad cristiana, con la que se compromete. Se puede así afirmar que la Confirmación lleva a la madurez espiritual.

Otros sacramentos:

Sacramento de la Reconciliación: la guía completa ⟶

Sobre el sacramento del Bautizo ⟶

5 efectos de la Primera Comunión ⟶