Navidad en el Vaticano: dos invitados muy especiales

Ya llegó ese momento tan esperado que marca la llegada de la Navidad a la Ciudad del Vaticano. Como manda la tradición empezada por Juan Pablo II en 1982, cada año la Plaza de San Pedro hospeda dos de los más importantes símbolos navideños: un gigantesco árbol de Navidad y un belén de dimensiones reales, cada uno procedente de una parte diferente de Europa. Este año, las regiones de Véneto y Trentino-Alto Adigio tendrán el privilegio de decorar la bellísima Plaza San Pedro para Navidades.

NAVIDADES 2019: LOS REGALOS DEL NORTE

Un año más toca al Triveneto homenajear la cuna del Cristianismo con sus presentes. El abeto como decoración de Navidad simboliza el Nacimiento de Jesús, cuya doctrina inmortal queda expresada por las hojas perennes de este árbol tan emblemático. Estas Navidades, un abeto rojo procedente de la región norteña de Véneto decorará la Plaza de San Pedro. 26 metros de altura y 70 cm de ancho, fue donado por el Consorcio de Rotzo y San Pietro, en la provincia de Vicenza, y tendrá una iluminación cromática de última generación de bajo impacto ambiental, ofrecida por el Vaticano conjuntamente con la empresa de alta tecnología Osram.

La Natividad de este año es aún más sorprendente si cabe. Regalado por la ciudad de Scurelle (Trentino-Alto Adigio), el pesebre será formado por 20-25 figuras de madera a tamaño real (hasta 1,80 m) esculpidas a mano, según la mejor tradición trentina.

El Vaticano inaugurará el árbol de Navidad y el Belén en la Plaza de San Pedro el día 5 de diciembre durante la tradicional ceremonia del encendido en la vísperas de la Fiesta de la Inmaculada. Los dos símbolos navideños se quedarán en el Vaticano hasta el 12 de enero. 

¿Estás buscando un belén para tu hogar? Hojea aquí nuestra colección de pesebres artesanales, creados por nuestros artesanos del Trentino-Alto Adigio.

PESEBRES DE MADERA >