El día de los Santos: 3 hechos fundamentales que no te puedes perder

La transición del paganismo al Cristianismo se produjo a través de la incorporación de los antiguos ritos paganos a la nueva religión monoteísta. Un perfecto ejemplo de este proceso es el Día de todos los Santos, que logró transformar una tradición céltica en el preludio a una gran celebración cristiana.

El origen del Día de todos los Santos se remonta a “Samhein”, una festividad pagana que caía entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre y con la que los Celtas celebraban la muerte del año, es decir la transición hacia el invierno. Para que la celebres bien informado, aquí te dejamos algunos datos interesante sobre este tema:

El nacimiento del Día de todos los Santos

Los orígenes de esta fiesta se remontan a los tiempos de las persecuciones hacia los cristianos, en especial modo a la iglesia de Antioquía. Pero solo en 835, bajo el Papado de Gregorio IV, se fijó la fecha del Día de Todos los Santos en el 1 de noviembre. También cabe mencionar como paso intermedio hacia la institución de dicha solemnidad la consagración del Panteón romano — el antiguo tempo de todos los dioses — por parte del Papa Bonifacio IV, que lo convirtió en la Basílica de Santa Maria de los Mártires.

Día de todos los Santos en la liturgia

Al igual que la Navidad y Pascua, el Día de todos los Santos está considerado como festividad de primer rango, por lo que también se celebra con la misa de la vigilia y la octava. Según las palabras de Urbano IV, esta solemnidad se creó para compensar cualquier falta en las fiestas de los santos durante el año litúrgico por parte de los fieles:

"De la misma forma que la Iglesia atiende a los Santos, que se veneran en el curso del año, y aunque en las letanías, en las misas y en otras funciones, se renueve su memoria con gran frecuencia, sin embargo recuerda su nacimiento en determinados días, con más solemnidad y con funciones especiales. Y como en estas fiestas quizá los fieles omiten alguno de sus deberes por negligencia o por las ocupaciones mundanas, o también por la fragilidad humana, la Santa Madre Iglesia establece un día determinado para la conmemoración de todos los Santos supliendo en esta fiesta común lo que se ha descuidado en las particulares." (Bula "Transitus De Hoc Mundo", 11 agosto 1264).

Triduo de transición

El Día de todos los Santos forma parte de un ciclo de tres días de celebraciones que incluye Halloween (octubre 31), el Día de todos los Santos (1º noviembre) y el Día de los Difuntos (2 noviembre). Aunque por sus orígenes paganas Halloween se considera como una fiesta no religiosa, su nombre demuestra su relación con el Cristianismo. De hecho, Halloween simplemente es la contracción de “All Hallows Eve”, que significa "vigilia de todos los Santos".

  MEDALLAS DE LOS SANTOS >