Cómo Animar a los Niños a Rezar

Lo que usualmente hacen los padres es enseñar a sus hijos muchas cosas, como ir en bicicleta, leer un libro, escribir una carta, tocar un instrumento musical y muchas más. Los padres cristianos podrían enseñar a sus hijos e hijas cómo rezar el Señor.
Pero ¿cómo podemos ayudarles para que recen con más facilidad? ¿Cómo podemos animarles a rezar y demostrarles que una conversación con Dios es mucho más sencillo de lo que parece?
Descubre cómo animar a niños y niñas a rezar el Señor en 5 sencillos pasos.

1. Haz que tus Hijos te Vean Mientras Estés Rezando

Los peques siempre toman a los adultos como un ejemplo que hay que imitar. Ser ejemplo es seguramente un buen punto de inicio. Haz que tus hijos te vean mientras estés rezando. Cuando los niños vean que las oraciones son muy importantes para ti, será más fácil empezar una conversación con ellos para ayudarles a rezar y hacer que las oraciones sean parte de sus vidas. Tienen que ver cuanto el rezar sea útil para ti para sentirte mejor, de manera que te imiten.

2. Elige Oraciones Específicas para Niños

Todos sabemos cuanto los niños se aburren fácilmente, especialmente si se encuentran enfrente de unos textos muy largos que no son muy “atractivos”. 
Oraciones muy largas podrían llevar a los niños a distraerse, o peor, a aburrirse. Por esta razón, es mejor elegir oraciones cortitas para niños con palabras muy sencillas. Haz que tus hijos vean lo fácil que es rezar. De lo contrario, puedes animar a tus hijos a expresar su gratitud en sus propias palabras: acuérdate que también ¡dar la gracias es rezar!
Si encuentras una oración sencilla para niños, también puedes hacer que la reciten antes de acostarse, como oración antes de dormir.

3. Ayúdale a Superar la Timidez

Entre todos los tipos de niños en el mundo, algunos de ellos son muy tímidos e introvertidos y resulta muy difícil para ellos tomar la iniciativa. Unos niños podrían no sentirse cómodos al pronunciar sus oraciones a voz alta, especialmente si están rodeados por otras personas. ¿Y si empezaras tú primero? Tener un padre (o una madre) que tome la iniciativa puede ayudarlos muchísimos a sentirse más cómodos con ellos mismos y las personas que les rodean.

 4. Sea de Soporte

Acuerda a los niños que no hay petición que sea insignificante. Las oraciones son muy personales y cada una es importante a su modo. Demuestra a tus hijos cuánto son importantes las oraciones para ti y cuánto les podrían ayudar, especialmente si se encuentran en un momento difícil de su vida. A veces rezar y reflexionar nos pueden ayudar a huir de nuestros miedos más grandes y pensamientos negativos. Rezar antes de acostarse, por ejemplo, les podría ayudar a dormir bien, sin tener pesadillas. Anima a tus hijos a hablar con Dios sobre cualquier cosa tenga en mente. ¡Dios escucha cualquier oración!

5. Haz que tus Hijos se Acostumbren al Rosario

Cuando son muy pequeños, los niños suelen jugar con pequeños objetos o juguetes que les llaman la atención. Un chico que hoy lee, ha sido un niño que siempre ha sido acostumbrado a ver un libro como familiar. De la misma manera, tenemos que acostumbrar a los niños al rosario, como objeto religioso. Si se acostumbran a ver un rosario desde muy pequeños, probablemente verán siempre el rosario como un objeto familiar, propio de su cultura y, entonces, de su vida.
Puedes empezar con un rosario en madera, perfecto para niños y niñas.

Rosario para niños en madera
¡Combínalo con su Pulsera Rosario!
Pulsera rosario para niños en madera
 

 

 

Artículos Relacionados:

Cómo Rezar el Rosario→
How to Make an Altar for Prayers at Home→
Cómo Rezar el Vía Crucis en Casa en 5 Pasos→