Los siete dolores de María

Virgen de los Dolores, Virgen Dolorosa, Virgen de la Piedad: son los nombres con los que invocamos a la Madre de Dios cuando la relacionamos con los momentos más dolorosos de su vida. Conoce la devoción a Nuestra Señora de los Dolores.

La Virgen sufrió la pasión de Jesús solo como una madre puede hacer. Los fieles viven con más intensidad la devoción de los siete dolores de María sobre todo durante la Cuaresma y en septiembre, que es cuando se conmemora la Virgen Dolorosa.

Qué son los 7 dolores de María

El culto de la Virgen de los Dolores se estableció en la práctica religiosa cristiana ya en el lejano siglo XIV: Santa Brígida de Suecia (1303-1373) recibió la revelación de María, que prometía gracias extraordinarias a quienes recen sus siete dolores.  

No hay que confundir esta devoción con los cinco Misterios Dolorosos del rosario, que están más enfocados en la Pasión de Cristo. Por otra parte, la devoción a la Virgen Dolorosa se centra en los sufrimientos de la Madre de Dios,  que son los siguientes:

I) La Profecía de Simeón (Evangelio de Lucas 2, 32-35)

II) La huida de María, José y Jesús a Egipto (Evangelio de Mateo 2, 13-15)

III) María y José pierden al Niño Jesús en el Templo de Jerusalén (Evangelio de Lucas 2, 43-45)

IV) María encuentra Jesús en el Vía Crucis. (Evangelio de Lucas 23,27-31)

V) María asiste a la crucifixión de Jesús (Evangelio de Juan 19, 17-39)

VI) María abraza el cuerpo de Jesús Descendimiento de la Cruz (Evangelio de Marcos 15, 42-46)

VII) Entierro de Jesús (Evangelio de Juan 19, 40-42)

Medita sobre los 7 dolores en tu práctica espiritual para recibir las siete gracias de la Virgen Dolorosa.