Medalla Milagrosa: 5 motivos para llevarla

El diseño de la Medalla Milagrosa fue encargado por la mismísima Virgen, quien apareció a una joven Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl. Catalina Labouré fue su nombre. Mensajera de María, la veracidad del relato de la novicia fue reconocida por las autoridades eclesiásticas, que autorizaron la acuñación de la medalla, favoreciendo la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción en 1854. Descubre los motivos por los que cada cristiano tiene que llevar una Medalla Milagrosa.

SELECCIÓN MEDALLA MILAGROSA >

#1 Para respetar la voluntad de la Virgen Milagrosa

La Virgen de los Milagros apareció a una humilde novicia de la orden de San Vicente de Paúl. Encomendándole la tarea de comisionar la acuñación de la medalla a imagen de la visión, María prometió abundantes gracias a los que llevasen la Medalla Milagrosa con confianza. La difusión de la medalla inauguró una nueva etapa en la evangelización a nivel mundial.

#2 Porque necesitamos los milagros

Aunque inicialmente este objeto de devoción se conocía bajo el nombre de “Medalla de la Inmaculada Concepción”, muy pronto los fieles la rebautizaron “Medalla Milagrosa” en virtud de los múltiples prodigios espirituales y materiales recibidos por los que la llevaron.

#3 Porque la llevaron mujeres y hombres de fe

Una entre muchas, Santa Madre Teresa de Calcuta, la cual la llamaba “medalla de la caridad”. Decía que era un “signo tangible que Dios ama a cada persona en cada instante de su vida”.

#4 Nos demuestra que no estamos solos

Los rayos de luz irradiados por los dedos de Maria simbolizan las gracias que Dios concede a los que invocan a la Virgen de los Milagros. Puedes encontrar nuestra infografía con toda las simbología de la Medalla Milagrosa aquí.

#5 Es una muestra de fe

Utilizamos los símbolos y objetos para dar a conocer nuestros valores, ideas y creencias. El sentido de pertenencia es propia del ser humano y a menudo está conectado con un objeto personal significativo. Así, para una persona que cree profundamente, llevar la Medalla Milagrosa puede convertirse en una manera de comunicar su afiliación a la comunidad cristiana.