Rezar a los ángeles: cómo obtener protección y ayuda inmediata

¿Sabías que orar a los Ángeles puede darte una protección divina muy eficaz?
No solo Dios, la Santísima Virgen, Jesús y los Santos nos pueden proteger, sino también los mismos ángeles, esas figuras celestiales que descansan en el Cielo junto al Señor.
Las oraciones a continuación están destinadas a iluminar tu camino, ofrecerte las respuestas que necesitas de un ángel (ya sea un Ángel, un Arcángel, un Ángel de la Guarda), obtener ayuda inmediata y pedir grandes gracias para ti y tus seres queridos.
Descubre estas hermosas y poderosas oraciones para tu protección y recítalas con devoción.

Estatua de angelito del Vaticano

COMPRAR AHORA>

Oración al Señor y a la Virgen María para la intercesión de los Ángeles

Antes incluso de dedicarte a los ángeles, primero dedica esta oración de apertura a Dios Todopoderoso y a la Santísima Virgen María, pidiéndoles que invoquen a los ángeles para tu protección diaria.

Dios Uno y Trino, Todopoderoso y Eterno,
ante nosotros, tus siervos, invoquemos a los Santos Ángeles,
nos arrodillamos ante Ti y Te adoramos.

Santo Dios, poderoso e inmortal,
la alabanza de todos los Ángeles y de todos los hombres que creaste llega hasta Ti.
Haz que te adoren y te sirvan siempre con amor.  

Tú también, Santísima Virgen María, Reina de los Ángeles,
acoge amablemente nuestra súplica:
Ya que eres la única mujer que tiene todas las gracias, por favor,
preséntalas al trono del Señor,
alcánzame gracia, eterna salvación y ayuda.

Oración suplicante a los Ángeles

Después de recitar la oración de apertura a Dios y a la Virgen María, ahora puedes dirigirte directamente a los ángeles. Ellos estarán allí, listos para escucharte.

Grandes y Santos Ángeles,
¡Venid en nuestra ayuda, ya que sois nuestros Guardianes!
Os lo imploramos en el nombre de la Santísima Trinidad.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os suplicamos en el nombre de la Preciosa Sangre de Cristo.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os suplicamos en el poderoso Nombre de Jesucristo.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os lo suplicamos en el nombre de las Santas Llagas de Jesús.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os suplicamos con todos los santos mártires de Cristo.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os lo suplicamos en el nombre de la Santa Palabra de Dios.
¡Venid en nuestra ayuda! 

Os suplicamos en el nombre del Sagrado Corazón de Cristo.
¡Venid en nuestra ayuda!

Os rogamos en nombre del amor de Dios por la humanidad.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os suplicamos en nombre de la fidelidad de Dios hacia nosotros.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os lo imploramos en nombre de la misericordia de Dios hacia los seres humanos.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os suplicamos en el nombre de la Santísima Virgen María, nuestra Señora y Reina de
todos los hombres, Reina del cielo y de la tierra.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os lo imploramos en el nombre de la Santísima Madre María,
Madre de Dios y de los cristianos.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os suplicamos como herederos de la Preciosa Sangre de Cristo.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os suplicamos como herederos del Sagrado Corazón de Jesucristo.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Os lo imploramos como herederos del Inmaculado Corazón de María.
¡Venid en nuestra ayuda!  

Por favor, 
cubridnos con tu escudo,
protegednos con tu espada,
protegednos con tu luz,
salvadnos bajo el manto de María,
ponednos a salvo en el corazón y las manos de María,  

Por favor mostradnos el camino a la salvación eterna,
llavadnos al cielo.  

Benditos espíritus de los nueve coros angelicales,
Por favor, venid en nuestra ayuda.  

Ángeles de la vida, por favor venid a ayudarnos.
Ángeles del poder de la palabra de Dios,
Por favor, venid en nuestra ayuda.  
Ángeles de amor,

Por favor, venid en nuestra ayuda.
Amen.

Oración a San Gabriel Arcángel

¿Te preguntas quién es San Gabriel?
¿Recuerdas la Anunciación a María? El fue el protagonista, ya que es considerado el Mensajero de Dios, recita esta hermosa oración a este famoso Arcángel.

San Gabriel Arcángel,
Ángel de la Encarnación, mensajero y fiel de Dios,
Por favor, déjanos escuchar las advertencias y llamadas susurradas en nuestros oídos,
del corazón lleno de amor de Nuestro Señor.

Esté siempre presente a nuestro espíritu y prometemos escuchar atentamente
la Palabra de Dios,
obedecerte y hacer la voluntad del Señor.

Por favor, San Gabriel, ayúdanos a estar del lado de Dios,
para que cuando el Señor venga, nos encuentre allí.

Aquí tienes la preciosa medalla de San Gabriel para que te ayude a encontrar inspiración en tus oraciones al Arcángel. Úsela con fe y pide, si lo quieres, la grabación del reverso.

Medalla de San Gabriel Arcángel
 

Oración a San Rafael Arcángel

En la lista no puede faltar una oración dedicada al Arcángel del amor conyugal y la salud.
¡Aquí la tienes!
Recítala para desearte a ti y a tus seres queridos buena salud.

San Rafael Arcángel,
Flecha amorosa y medicina de Dios,
hiere nuestro corazón con un amor ardiente,
para que esta herida nunca cicatrice,
y permaneceremos siempre, cada día, en el camino del amor,
que nos hará superar cada dificultad con amor.
Amen.

Oración a nuestro Ángel de la Guarda

No hay ángel que te conozca mejor que tu ángel de la guarda, el que te ha asistido desde el día de tu nacimiento. Él te vio ese día, te acompañó en todas las etapas de tu vida, como lo hicieron tus padres, y lo harán siempre, hasta el día de tu entrada al Cielo. Dedica con amor esta oración a tu Ángel de la Guarda.

Querido Ángel de la Guarda,
Me proteges desde el día de mi nacimiento.

Te encomiendo mi corazón.
Por favor, entrega mi corazón a mi Salvador Jesús,
ya que le pertenece.
Eres mi guardián de por vida.  
Eres mi consolador en la muerte.

Fortalece mi fe y esperanza, ilumina mi corazón con el amor divino.
Asegúrate de que mi vida pasada no me afecte,
que mi vida presente no me molesta,
que mi vida futura no me asuste. 

Fortalece mi alma en la angustia de la muerte,
ayúdame a ser paciente, mantenme en paz.
Obtenme la gracia de gustar el Pan de los Ángeles como mi último alimento.
Sean mis últimas palabras: Jesús, José y María;
mi último aliento sea un soplo de amor y tu presencia sea mi último consuelo.

Amén.

Haz que esta oración sea aún más sincera, con la estatua del ángel de la guarda aquí abajo, finamente hecha a mano por los mejores artesanos italianos.

Estatua del ángel de la guarda del Vaticano
 


Artículos relacionados:
¿Quiénes son los Arcángeles?→
Octubre, el mes de los ángeles: ¿quiénes son?→
Ángeles de Navidad: mensajeros de esperanza y amor→