Novena a la Virgen Desatanudos

¿Alguna vez has oído hablar de la Virgen Desatanudos?
Es una devoción muy famosa a la Virgen María, ella que desata los "nudos" de nuestra vida. ¿Te estás preguntando qué significa "nudos de vida"?
No son más que todos esos problemas que llevamos en la vida y que no sabemos cómo solucionar.
Por ejemplo pueden ser:

  • peleas familiares;
  • problemas en el matrimonio que pueden llevar al divorcio;
  • alcoholismo o adicción a las drogas;
  • odio hacia los demás;
  • orgullo, etc..

Puedes pedirle a la Virgen que te ayude a superar estos problemas diarios que llevas desde hace mucho tiempo. ¿Te estás preguntando cómo?
Recitando la Novena a la Virgen que desata los nudos, sobre todo con la llegada de su fiesta, que recordamos es el 28 de agosto.
¿Eres devoto de la Santísima Virgen que desata los nudos?
Aquí hay una hermosa estatua que la representa, completamente hecha de resina pintada a mano. Cómprala ahora y utilízala para la recitación de la Novena.

Estatua de la Virgen Desatanudos

COMPRAR AHORA>

Cómo recitar la Novena a la Virgen Desatanudos

Primero, empieza la recitación de la Novena con la Señal de la Cruz, seguida de un acto de contrición y arrepentimiento. Luego, reza las tres primeras decenas del rosario y recita la oración que corresponde a cada día. Al final, decir las dos últimas decenas del rosario y la oración de abajo a María que desata los nudos. Termina la oración con una Señal final de la Cruz y un "Amén".

Santísima Virgen María, Madre que nunca abandonaste a un niño que clama por ayuda,
Santísima Madre cuyas manos trabajan incansablemente por sus amados hijos,
porque son impulsados ​​por el amor divino y por la misericordia infinita que brota de vuestro corazón.
Vuelve a mí tu mirada compasiva.
Mira los "nudos" de mi vida.

Tú conoces mi desesperación y mi dolor.
Sabes cómo estos nudos me paralizan todos los días.
María, Madre designada por Dios para desatar los "nudos" de la vida de tus hijos,
Pongo la cinta de mi vida en tus manos.
En tus manos no hay un "nudo" que no esté desatado.

Madre Todopoderosa,
con la gracia y tu poder de intercesión con tu Hijo Jesús, mi Salvador,
obtengas este "nudo" hoy (mencione su nudo aquí).
Para la gloria de Dios te pido que lo desaten y lo desaten para siempre.
Confío completamente en ti.

Eres el único consuelo que Dios me ha dado.
Eres la fortaleza de mis precarias fuerzas, la riqueza de mis miserias,
la liberación de todo lo que me impide estar con Cristo.
Por favor, presérvame.
Guíame, protégeme y sé siempre mi refugio.

María, que desatas los nudos, ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 1

Santa Madre mi amada,
Santa María, que deshaces los "nudos" que oprimen a tus hijos,
extiende hacia mí tus manos misericordiosas.
Te confío este "nudo" hoy (nómbralo) y cualquier consecuencia negativa que cause en mi vida.

Te doy este "nudo" que me atormenta,
me hace infeliz y me impide unirme a ti ya tu Hijo Jesús el Salvador.
Yo recurro a ti María que desata los nudos porque tengo fe en ti y
sé que nunca has desdeñado a un hijo pecador que te ruega que lo ayudes.

Creo que puedes deshacer estos nudos porque eres mi Madre.
Sé que lo harás porque me amas con amor eterno.
Gracias mi amada Madre.

"María que desata los nudos" ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 2

María, Madre muy amada, llena eres de gracia, mi corazón se dirige hoy a ti.
Me reconozco pecador y os necesito.
No tuve en cuenta tus gracias por mi egoísmo,
de mi resentimiento, de mi falta de generosidad y humildad.

Hoy me dirijo a ti, "María que desata los nudos"
para que pidas a tu Hijo Jesús pureza de corazón para mí,
desprendimiento, humildad y confianza.
Viviré este día con estas virtudes.
Te los ofreceré como prueba de mi amor por ti.
Pongo este "nudo" (nómbralo) en tus manos
porque me impide ver la gloria de Dios.

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 3

Madre Mediadora, Reina del Cielo, en cuyas manos están las riquezas del Rey,
vuelve a mí tus ojos misericordiosos.
Pongo en tus santas manos este "nudo" de mi vida (nómbralo si es posible...),
y todo el rencor que resulta de ello.
Dios Padre, te pido perdón por mis pecados.
Ayúdame ahora a perdonar a cualquier persona que consciente o inconscientemente causó este "nudo".
Gracias a esta decisión podrás disolverlo.
Madre mía amada delante de ti, y en el nombre de tu Hijo Jesús, mi Salvador,
que tanto ofendiste, y que supiste perdonar, ahora perdono a estas personas (menciona a las personas)
y también a mí mismo para siempre.
“María que deshaces los nudos”, te agradezco porque desatas
el “nudo” del rencor y el “nudo” que hoy te presento en mi corazón.

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.
 

Novena - Día 4

Mi amada Santa Madre, que acoges a todos los que te buscan, ten piedad de mí.
Pongo este “nudo” en tus manos (nómbralo si es posible….).
Me impide ser feliz, vivir en paz, mi alma se paraliza y me impide caminar hacia mi Señor y servirle.
Desata este "nudo" de mi vida, oh Madre mía.
Pídele a Jesús la sanidad de mi fe paralizada que tropieza en las piedras del camino.
Camina conmigo, Madre mía amadísima, para que tome conciencia de que estas piedras son en realidad amigas;
dejas de murmurar y aprendes a dar gracias, a sonreír en todo momento,
porque tengo fe en ti.

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 5

"Madre que desata los nudos" generosa y llena de compasión,
me dirijo a ti para que vuelvas a poner este "nudo" en tus manos (nómbralo si es posible...).
Os pido la sabiduría de Dios, para que yo pueda, a la luz del Espíritu Santo,
disolver este montón de dificultades.
Nunca nadie te ha visto enojado,
al contrario, tus palabras están tan llenas de dulzura que se ve en ti el Espíritu Santo.
Libérame de la amargura, la ira y el odio que me ha causado este “nudo”.
Madre mía amada, dame tu dulzura y tu sabiduría,
enséñame a meditar en el silencio de mi corazón y como hiciste el día de Pentecostés,
intercede ante Jesús para que reciba en mi vida el Espíritu Santo,
el Espíritu de Dios venga sobre mí.

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 6

Reina de la misericordia, te entrego este "nudo" de mi vida (nómbralo si es posible...)
y te pido que me des un corazón que sepa ser paciente hasta que desates este "nudo".
Enséñame a escuchar la Palabra de tu Hijo, a confesarme,
a comunicarme conmigo mismo, por eso quédate conmigo María.
Prepara mi corazón para celebrar con los ángeles la gracia que me estás obteniendo.

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 7

Madre purísima, hoy me dirijo a ti: te suplico que desates este "nudo" de mi vida. (nombrarlo si es posible...)
y liberarme de la influencia del mal.
Dios te ha concedido un gran poder sobre todos los demonios.
Hoy renuncio a los demonios ya todas las ataduras que he tenido con ellos.
Proclamo que Jesús es mi único Salvador y mi único Señor.
O "María que desata los nudos" aplasta la cabeza del diablo.
Destruye las trampas causadas por estos "nudos" en mi vida.
Gracias Madre tan querida.
¡Señor, líbrame con tu sangre preciosa!

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 8

Virgen Madre de Dios, rica en misericordia,
ten piedad de mí, tu hijo y desata los "nudos" (nómbralo si es posible....) de mi vida.
Necesito que me visites, como hiciste con Isabel.
Tráeme a Jesús, tráeme el Espíritu Santo.
Enséñame coraje, alegría, humildad y como Isabel, lléname del Espíritu Santo.
Quiero que seas mi Madre, mi Reina y mi amiga.
Te doy mi corazón y todo lo que me pertenece: mi hogar, mi familia, mis bienes externos e internos.
Te pertenezco para siempre.
Pon tu corazón en mí para que pueda hacer lo que Jesús me diga que haga.

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.

Novena - Día 9

Madre Santísima, Abogada nuestra,
Tú que desatas los "nudos" Vengo hoy a agradecerte por haber desatado este "nudo" (nómbralo si es posible...) en mi vida.
Sabes el dolor que me causó.
Gracias mi amada Madre, te agradezco porque has desatado los "nudos" de mi vida.
Envuélveme con tu manto de amor, protégeme, ilumíname con tu paz.

"María que deshace los nudos" ruega por mí.

Amén.


 

Si eres muy devoto a la Virgen y te gusta mucho el arte italiano, aquí tienes un mosaico religioso hecho a mano, presente en nuestra Galería de Mosaicos.
¡Ponte en contacto con nuestro experto para más información!

Mosaico de la Virgen Desatanudos

PONTE EN CONTACTO CON NUESTRO EXPERTO>

 

 

 

Artículos relacionados:
Novena a Santa Ana: oración para preghiera para un embarazo seguro→
Novena al Espíritu Santo para Pentecostés→
La Novena de Antonio de Padua: 9 curiosidades sobre el santo portugués→