La Cuaresma explicada en 5 simples preguntas

La Cuaresma es un periodo fundamental del calendario litúrgico, durante el cual los creyentes se preparan para la Pascua. Documentadas por primera vez en el Concilio de Nicea en 325 D.C., las prácticas cuaresmales se observaban ya mucho antes.

Papa Francisco en Misa de Miércoles de Ceniza. Basílica de Santa Sabina en el Aventino.

¿A quién va dirigida la Cuaresma?

Desde su origen, la Cuaresma era la temporada de la penitencia para los pecadores, pero sobre todo servía para preparar a los candidatos al Bautismo — la mayoría de los bautizados de la primera iglesia eran adultos —  que así se disponían a recibir este sacramento en la Vigilia Pascual. Hoy en día absolutamente todos los cristianos están llamados a observar la Cuaresma.

Veamos aquí lo que establece el Código de Derecho Canónico: "La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia."  (Cód. 1252)

¿Cuándo empieza la Cuaresma?

Según el calendario católico, la Cuaresma empieza el Miércoles de Ceniza y acaba el Jueves Santo, seguido por el Triduo Pascual que da comienzo al Tiempo Pascual. Este año se extiende del 26 de febrero al 9 de abril.

Técnicamente, la temporada cuaresmal dura 46 días, es decir seis semanas y poco. Sin embargo, el domingo es el día del Señor y por lo tanto no se cuenta. Con lo cual, la Cuaresma se reduce a cuarenta días.

Miércoles de ceniza.

¿En qué consiste la Cuaresma?

El carácter penitencial de la Cuaresma da lugar a unas prácticas restrictivas que imponen guardar ayuno, hacer penitencia, y dar limosna. En la Iglesia Católica el ayuno consiste en abstenerse de la carne el Miércoles de Ceniza y todos los viernes de la Cuaresma. Llevar una vida más simple y exenta de lo superfluo es la esencia de este periodo. Los católicos de hoy adaptan su práctica espiritual a los tiempos modernos, decidiendo renunciar a formas de entretenimiento como las redes sociales, para testear su autodisciplina en memoria de la pasión de Cristo.

Por otra parte, los cristianos ortodoxos tienen que observar una rutina aún más estricta — bastante cercana a la original — la cual adicionalmente prohíbe el alcohol, huevos y lácteos a lo largo de los cuarenta días. 

La personificación de la Cuaresma.  Detalle de "El combate entre don Carnal y doña Cuaresma". Pieter Bruegel el Viejo.

¿Por qué celebramos la Cuaresma?

En el marco de la Iglesia Católica, la Cuaresma es un tiempo de purificación espiritual y física que favorece la reconciliación con Dios a través de la emulación de los cuarenta días que transcurrió Jesús en el desierto, donde tuvo que enfrentarse a las tres tentaciones del Diablo.

Según el Papa Francisco, la Cuaresma es "[...] un tiempo propicio para prepararnos a celebrar con el corazón renovado el gran Misterio de la muerte y resurrección de Jesús, fundamento de la vida cristiana personal y comunitaria. Debemos volver continuamente a este Misterio, con la mente y con el corazón. De hecho, este Misterio no deja de crecer en nosotros en la medida en que nos dejamos involucrar por su dinamismo espiritual y lo abrazamos, respondiendo de modo libre y generoso." (Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020).

Cristo en el desierto - Ivan Kamskói.

Los domingos de Cuaresma

A nivel litúrgico, los domingos son una parte fundamental de este periodo ya que, aunque no se incluyen en el cálculo de los cuarenta días, escanden las cinco semanas de la Cuaresma. Cada domingo tiene su propio nombre en latín: 

1. Invocabit - Invocabit me, et ego exaudiam eum (Salmo 91,15). 
Me invocará, y yo le responderé;
Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.

2. Reminiscere - Reminiscere miserationum tuarum (Salmos 25,6). 
Acuérdate, oh Dios, de tus misericordias y de tu compasión, que son perpetuas.

3. Oculi - Oculi mei semper ad Dominum (Salmos 25,15). 
Mis ojos están siempre hacia Dios, Porque él sacará mis pies de la red.

4. Laetare - Laetare, Jerusalem (Isaías 66,10). 
Alegraos con Jerusalén, y gozaos con ella, todos los que la amáis; llenaos con ella de gozo, todos los que os enlutáis por ella.

5. Judica - Judica me, Deus (Salmos 43,1). 
Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa.

El sexto domingo es el Domingo de Ramos, que marca el inicio de la Semana Santa. Este año cae el 9 de abril.

El morado es el color litúrgico de este tiempo que significa luto y penitencia. Echa un vistazo a nuestro rosario de amatista con las cuatros basílicas mayores de Roma: te ayudará a darle un toque especial a esta Cuaresma. 

 

 

Artículos relacionados:

Tiempo de Cuaresma: una guía completa →

3 hechos sobre el Miércoles de Ceniza →