¿Por qué mayo es el mes de María?

Mayo no solo es el mes en el que la primavera explota de colores y perfumes: para los católicos también es el mes mariano por excelencia. En este periodo son muchos los cristianos que rezan el rosario a diario para rendir homenaje a la Virgen.

Mes de María: los antecedentes

Los orígenes de esta tradición se remontan a la Antigua Grecia, donde en el mes de mayo se celebraba la diosa de la fecundidad. Esta costumbre sobrevivió hasta la Edad Media, transformándose en el festejo del fin del invierno.    

La idea de dedicar un mes entero a la Madre de Dios nació más tarde, en la época Barroca. Es precisamente en este periodo que, entre el siglo XVI y el XVII, la elección recayó sobre el mes de mayo. Así nació y se difundió la práctica de invocar a la Virgen durante treinta días, llegando a su máxima expresión en el siglo XIX, aunque sigue existiendo a día de hoy.

Cómo se celebra el mes de la Virgen

En mayo, muchas iglesias preparan un altar especial como homenaje a la Virgen. Pero no solo esto, sino que también cada día toda la comunidad se reúne para rezar el el rosario de María. En otros contextos, los fieles visten la estatua de la Virgen con coronas de flores. En algunos países occidentales a esta preciosa tradición se le conoce como la “Coronación de Mayo”.

Mes de mayo, mes de María: celebrarlo en casa

Asimismo, es posible celebrar el mes de María de forma quizás un poco más reservada, en familia. En este caso, se puede preparar un “rincón del rezo”, con una icona o una pequeña estatua de la Madre de Dios coronada con flores. Este gesto es tan sencillo como es profundo su significado.