Envío gratuito para pedidos superiores a € 500

Complimentary Blessing

Su cesta

Su cesta está actualmente vacía.

Curious things about St. Joseph's Day

5 Curiosidades sobre el Día de San José

El 19 de marzo se celebra el Día de San José, para honrar al esposo de la Santísima Virgen María y el Padre de Jesús Cristo. Este importantísimo Santo no es solamente el protector de los trabajadores y de los artesanos, sino también de todos los padres de todo el mundo.
Vamos a descubrir 5 curiosidades sobre este importante día del calendario litúrgico

1. San José es el Santo Protector de...

San José es el Santo Protector de muchísimas cosas y categorías de personas. Entre ellas, la Iglesia universal, la paternidad, la justicia social, los niños que nunca nacieron, los viajeros, los migrantes, las mujeres embarazadas, los artesanos, los ingenieros y todos los trabajadores, en general.
Si tú también eres parte de dichas categorías, protégete a ti mismo y a tus queridos con esta magnífica medalla católica, dedicada al Santo José.
¡Lleva tu Santo Protector siempre contigo!

Medalla religiosa de San JoséCOMPRAR AHORA>

2. San José se Festeja en Diferentes Días del Año

A causa de su importante rol en el mundo cristiano, los cristianos tienen más que un día para celebrar a San José, como por ejemplo: 

  • el 30 de septiembre - Día de la Sagrada Familia  
  • el tercer domingo de  junio - Fiesta del Papá en América
  • el 1 de mayo - Día Internacional de los Trabajadores.

En 1955, el Papa Pío XII estableción la Fiesta de San José Trabajador, ya que él mismo ya era protector de todos los trabajadores.

3. El Día de San José y el Día del Papá en América

Mientras que en algunos países, como Italia, los padres se celebran en el Día de San José (19 de marzo), en otros, como América, la paternidad se celebra en el Día de los Papás, en junio. Dicha fiesta, fue establecida por Sonora Smart Dood en 1910, y se celebra usualmente el tercer domingo del mes de junio.
Tú también puedes celebrar a los padres, dirigiendo algunas de tus oraciones diarias a una de estas maravillosas estatuas artesanales hechas a mano que representan al Santo José.

Estatua de San José en resinaCOMPRAR AHORA>

Estatua de San José en Madera

COMPRAR AHORA>

4. La Tradición de Sicilia sobre San José

Ya que San José es también el Santo Protector de Sicilia, los habitantes de esta isla italiana suelen celebrar este importantísimo Santo con una tradición muy típica: las Tavolate di San Giuseppe, literalmente “Las mesas de San José”. Según la tradición, durante la Edad Media Sicilia pasó por un largo periodo de carestía y sequía. Después que las poblaciones rezaron al Santo, la lluvia empezó a caer y para celebrar este milagro, los sicilianos rellenaron sus mesas para todo el mundo, en signo de abundancia. Aún hoy en día en Sicilia, muchas familias llenan sus mesas con muchísimos tipos de comida diferente, como voto para San José. Estas mesas están abiertas a cualquier persona, también desconocidos y especialmente a pobres, como señal de caridad cristiana, devoción y abundancia. Esta importante tradición muy significativa nos sirve para acordarnos de las enseñanzas cristianas, de la Sagrada Familia y del amor cristiano hacia el prójimo, sobre todo hacia quien se encuentre en una situación difícil.

5. San José Protector de las Buenas Muertes

Ya que José se murió entre los brazos de su querido hijo Jesús y su querida mujer María, según la tradición, se considera un modelo de cristianidad que recibe la Gracia de Dios en el momento de su muerte. Por esta razón, se considera el Santo Protector de las Muertes Felices.
Aquí tienes una oración a San José para una buena muerte.

“Oh José Bendito, tú que expiraste en el abrazo amoroso de Jesús y María.
Cuando el sello de la muerte se cierne sobre mi vida, ven en mi auxilio junto con el Señor Jesús y Santa María.
Obténme este solaz para que en esa hora pueda morir en sus santos brazos a mi alrededor.
Jesús, María y José, les encomiendo mi ser, viviente y agonizante, en sus santos brazos. Amén". 

 

Artículos Relacionados:

San José Dormido: la Oración del Papa Francisco→

Artículo anterior
Siguiente post