Todo sobre la Cruz y el Crucifijo

Un símbolo increíblemente potente, que representa el evento más importante de nuestra religión: la Crucifixión de Jesús Cristo. A lo largo de los siglos la cruz ha cambiado su forma muchas veces; ¡hasta imitamos a su forma a lo hora de rezar! Aquí hemos decidido resumir algunos de los hechos que cada Cristiano debería conocer sobre este poderoso símbolo.

LA CRUZ

Los primeros Cristianos no pudieron adoptar públicamente el símbolo de la cruz, ya que esto les expondría al peligro. De hecho, la cruz no se difundió hasta la llegada de Constantino, en el siglo IV, siendo este el emperador que estableció la tolerancia religiosa a los Cristianos en el imperio romano. Las imágenes que se utilizaban por aquel entonces entre los Cristianos eran muy diversas. En particular, ellos se servían de símbolos como el pez, pan, y paloma, pero también de otros tipos de cruces de origen más antigua, como la cruz tau y la ankh.

Se suele evocar la crucifixión de Cristo en ciertas ocasiones muy específicas, como durante el rezo, o en una situación de riesgo. Sin embargo, ¿sabías que la señal de la cruz no es la misma para todos los Cristianos? Por ejemplo, este ritual se lleva a cabo con una diferente posición de la mano entre los Católicos y los Ortodoxos. Además, estos últimos tocan primero el hombro derecho, y después el izquierdo.

EL CRUCIFIJO

¿Y qué decir del Crucifijo? Literalmente significa “fijado a la cruz” y es la representación gráfica del sufrimiento y del sacrificio de Jesús, es decir de su crucifixión. Apareció por primera vez en el siglo X. Inicialmente se utilizaba ocasionalmente, luego su prestigio aumentó hasta tal punto que el crucifijo entró de pleno derecho a formar parte de la liturgia cristiana, con menor presencia en la Iglesia Protestante. 

Por lo tanto, la diferencia entre la cruz y el crucifijo es que el crucifijo resulta mucho más realista, y precisamente gracias a la violencia emotiva que este símbolo provoca algunos fieles se sienten mejor identificados con la figura de Cristo. Resumiendo, logran conectar mejor con el principio fundamental de la religión Cristiana, que es amor y sacrificio por el prójimo.

No dejes de hojear nuestra colección de cruces y crucifijos, disponibles en diferentes formas, tamaños y materiales.

CRUZ LATINA

Crux immissa en Latín, se refiere a la cruz en la que murió Jesús.

CRUZ DE COLGAR >

CRUZ DE JERUSALÉN

Esta variante de la cruz cristiana esta compuesta por una cruz potenciada, caracterizada por tener todos los brazos iguales, con una cruceta en cada uno de sus cuatro cuadrantes. 

CRUZ DE JERUSALÉN >

CRUZ DE SAN ANDRÉS

En latín se le llama crux decussata, es la cruz en forma de aspa en la que fue martirizado San Andrés Apóstol. Fue él quien requirió esta cruz para su crucifixión, porque no se consideraba a la altura de morir como Cristo.

MEDALLA DE SAN ANRÉS >

CRUZ DE SAN ANTONIO

 El término técnico para referirse a esta cruz es crux commissa, pero es más conocida como cruz Tau. Esta cruz figura en el blasón de los Hermanos Hospitalarios de San Antonio.

CRUZ TAU >

CRUZ ORTODOXA

La cruz ortodoxa presenta dos brazos adicionales respecto a la cruz católica. El brazo superior lleva la inscripción INRI, que significa Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum, es decir "Jesús Nazareno, Rey de los Judíos". El brazo inferior reproduce el soporte en el que Jesús apoyaba sus pies.

CRUZ ORTODOXA >

Artículos relacionados:

7 cosas para saber sobre Santa Helena de Constantinopla →

5 tipos de cruces y sus significados →