La historia de Santa Lucía, la mártir de Siracusa

El 13 diciembre la Iglesia Católica, Anglicana, Luterana y Ortodoxa celebran la fiesta de Santa Lucía. Si te estás preguntando por qué esta santa es tan conocida y amada en todo el mundo, sigue leyendo para conocer la verdadera historia de Santa Lucía.

Vida de Santa Lucía


Santa Lucía fue una mártir cristiana que vivió en la época de las persecuciones del emperador Diocleciano, cuyas consecuencias ella sufrió en primera persona. Nacida en 283 en Siracusa, Sicilia, de pequeña Lucía perdió a su padre y, a pesar de la fe pagana de su madre Eutiquia, la joven creció en la fe cristiana. Siendo adolescente, decidió consagrar su pureza a Dios y dedicar su vida al servicio de los más necesitados. Sin embargo su madre, preocupada por el futuro de Lucía, decidió que esta se casara con un hombre pagano.

La joven, famosa por su belleza y ojos brillantes, rechazó el matrimonio organizado por Eutiquia, decidiendo permanecer fiel a su llamada espiritual y consiguió convencer a su madre de que la dejase dedicarse a las buenas obras.

Martirio de Santa Lucía

Conforme se difundió el renombre de Lucía en toda Siracusa, el emperador Diocleciano empezó la que se conoce como una de las persecuciones contra los cristianos más violentas en la historia. Indiferente al peligro que corría, la intrépida Lucía siguió ayudando a los Cristianos que se escondían en las catacumbas. Por desgracia, las acciones de la joven llegaron a los oídos de su prometido, quien no dudó en denunciarlas ante el gobernador de Roma. Las consecuencias fueron terribles: Roma aprovechó esta ocasión para mostrar todo su poder y, a pesar de su valentía, Lucía fue arrestada, torturada, humillada y finalmente martirizada. Pero nada pudo la violencia de la persecución contra su fuerza espiritual, porque ella no renunció a su fe hasta el final.

Santa Lucía fue ejecutada en la ciudad de Siracusa el 13 diciembre de 304. Sus reliquias descansan en la Basílica de Santa Lucía del Sepulcro, donde se puede encontrar también el cuadro “El entierro de Santa Lucía” de Caravaggio. Junto a la Virgen, esta Santa es una de las ocho mujeres  recordadas por nombre en el Canon de la Misa.


Patronazgo de Santa Lucía

Las velas, que son fuentes de luz, y los ojos son los dos símbolos que caracterizan el culto de Santa Lucía. En efecto, su nombre viene de la palabra latina “lux”, que significa “luz”. Por lo tanto, es venerada en todo el mundo como patrona de las personas ciegas.

Artículos que podrían interesarte:

San Judas, el santo de los milagros imposibles →

Rita de Casia: Santa milagrosa para casos difíciles →