Envío gratuito para pedidos superiores a € 500

Complimentary Blessing

Su cesta

Su cesta está actualmente vacía.

How to fight the 7 Deadly Sins through faith

Cómo combatir los siete pecados capitales con fe

En el camino de nuestra vida, podemos experimentar tentaciones muy fuertes. Los primeros humanos que experimentaron el pecado fueron Adán y Eva; no obedecieron al Señor y fueron castigados por esto. Los pecados más relevantes se pueden resumir en los 7 Pecados Capitales; estos representan los peores comportamientos y hábitos que los seres humanos deben evitar para seguir y realizar los santos valores cristianos predicados por Jesús y los profetas en la Biblia.
¿Sabes cuáles son?
Descúbrelo y aprende a combatirlos a través de la fe.

¿Qué es la lujuria? 

La lujuria es una sensación que altera físicamente los químicos en nuestro cerebro. Está relacionada con el instinto humano de procrear y consiste en un intenso deseo sexual por otra persona. Es la fuerza impulsora inicial que nos atrae a una pareja potencial y está fuertemente relacionada con el pecado y las tentaciones del diablo. Es muy fácil dejarse influir por esta tentación, ya que pertenece profundamente al ser humano. Solo la Santísima Virgen María, que estaba libre del pecado original (sine labe concepta), nunca sintió este fuerte deseo biológico por San José. Por eso, según la Biblia, siempre mantuvo la apariencia de una mujer joven, incluso en la edad adulta. De hecho, en muchas representaciones populares, como la Piedad de Miguel Ángel, su rostro aparece joven y completamente libre de la corrupción del tiempo.

Cómo combatir la lujuria

Combatir las sensaciones biológicas humanas es difícil, pero no imposible.
No te sientas culpable si a veces tienes un deseo sexual por alguien a quien amas. Esto es completamente normal. Lo más importante es darse cuenta de que puedes contrarrestar este deseo pecaminoso con la ayuda de la fe católica y tu devoción a la Santísima Madre.
¡Tómala como ejemplo!
Mira todos los beneficios que ha tenido en la lucha contra la lujuria.

Si no puedes perdonarte por tus deseos terrenales, tienes que recurrir al Sacramento de la Confesión: Dios perdona a sus hijos arrepentidos.

¿Qué es la gula? 

El pecado de la gula está profundamente relacionado con la comida y las bebidas y se define como la indulgencia excesiva o la falta de dominio propio en ellas. Muchas personas se ven afectadas por este pecado, pero no tienes que sentirte culpable si te permites una porción extra de pizza o pastel, de vez en cuando. La tentación es inherente a la naturaleza humana, así que no te desesperes.

Cómo combatir la gula

Si está buscando una forma de combatir la glotonería, intenta pensar en Jesús y sus discípulos.
¿Recuerdas qué comida es más cercana a Jesús? Pan (y pescado), por supuesto.
El pan es un alimento sencillo, muy fácil de preparar y elaborado con ingredientes esenciales que casi todo el mundo puede encontrar en la naturaleza. El pan es también símbolo de humildad y austeridad y, por eso, se opone al pecado de la gula. A veces no es necesario disfrutar de una comida especial y sabrosa. Piensa en las personas más pobres de la tierra, que apenas pueden alimentarse todos los días. Piensa en lo afortunado que eres por todos los diferentes tipos de alimentos que puedes tener, en comparación con los pobres. Pensar en los menos afortunados y privarte de manjares puede ser un acto de generosidad y altruismo.

¿Qué es la avaricia?

La avaricia consiste en un deseo egoísta y excesivo de algo más necesario. Puede tratarse de dinero, riqueza, poder, comida o estatus social. Es fácil caer en la tentación de este pecado, como puede suceder si no nos damos cuenta de la suerte que tenemos en la vida.

Cómo combatir la avaricia

Si crees que luchar contra la avaricia puede ser difícil, probablemente no habrás considerado hacerlo con fe, siguiendo las enseñanzas de Cristo. Cuando quieras, por ejemplo, más dinero y riquezas de las que ya tienes para ser plenamente feliz, piensa en esa gente que no tiene nada en el bolsillo, piensa en todas las personas sin hogar del mundo, los pobres de África y los países más pobres del mundo. La mayoría de ellos no tienen nada, pero siguen sonriendo, porque la vida es hermosa y realmente necesitamos algunas cosas para ser felices, como una familia amorosa y buena salud. Pronto te darás cuenta de que no necesitas tanto para estar completamente satisfecho con tu vida y con lo que ya posees.

¿Qué es la pereza? 

La pereza es una renuencia a actuar y trabajar. A veces puede pasar que te sientas perezoso o cansado de trabajar y hacer cosas. No tienes que sentirte culpable por esto, ya que puede estar relacionado con el descanso (¡Dios también descansó el séptimo día, cuando creó la tierra!).
¡Lo más importante es no convertirlo en un hábito!

Cómo combatir la pereza

¿Te preguntas cómo combatir la pereza a través de la fe?
Tomemos como modelo a San José: además de ser el padre putativo de Jesús, era un gran trabajador, constantemente dedicaba parte de sus días a la carpintería para alimentar a su familia. Además, el antiguo autor romano Appius Claudius Caecus dijo Homo faber fortunae suae (cada hombre es el artífice de su propio destino).
Trabajar y tener un enfoque activo de la vida te convertirá en el artífice de tu (espléndido) destino.
Entonces, ¡no pierdas tu tiempo!

¿Qué es la ira?

La ira se puede resumir como un odio fuerte o un resentimiento vengativo y puede llevarnos a actuar de manera irracional e inmoral. Es un pecado común que muchos de nosotros podemos experimentar en nuestra vida diaria. Lo peor es que muchas veces va dirigido a otra persona que no tiene la culpa. Es importante saber reconocer el enfado a tiempo, para evitar riñas y malentendidos, sobre todo con nuestros seres queridos y los que nos quieren.

Cómo combatir la ira

Si sientes mucha ira hacia alguien, tómate un momento para pensar y reflexionar. Mira la situación desde un punto de vista diferente y no seas impulsivo. Inspírate en Jesús como modelo: fue traicionado por uno de sus doce apóstoles y luego conducido al Calvario, pero no se enojó con Judas, como estaba en el plan de Dios; le perdonó y pidió al Señor que hiciera lo mismo. Nunca sintió ira; por lo contrario, fue empático y comprensivo.
¡Intenta hacer lo mismo!
Notarás la diferencia y seguro tendrás una vida más tranquila.

¿Qué es la envidia? 

La envidia consiste en un sentimiento doloroso o resentido de una ventaja que otro disfruta, junto con el deseo de poseer esa misma ventaja. Este pecado capital está relacionado de alguna manera con la codicia. Por ejemplo, ver a alguien que tiene más dinero que tú puede provocar una sensación de envidia hacia esa persona (y por lo tanto también querer más dinero).

Cómo combatir la envidia

¿Necesitas consejos sobre cómo superar este pecado capital?
En primer lugar, no mires a los que disfrutan de una ventaja que tú no tienes. Mira a los menos afortunados y sé humilde. No hay necesidad de tener algo que otras personas tienen.
¿Te acuerdas de los 10 Mandamientos?
Uno de ellos dice:

“No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo”.

Éxodo 20.17.

Desear las cosas y las riquezas de los demás es un pecado mortal que puede corromper tu alma y llevarte a la perdición. ¡Recuerda este mandamiento!

¿Qué es la soberbia?

La soberbia es a menudo considerada como el más grave de los siete pecados capitales.
Consiste en una creencia excesiva en las propias capacidades, lo que interfiere con el reconocimiento de la gracia de Dios por parte del individuo. Orgullo (o vanidad) es lo que las personas suelen sentir cuando son extremadamente conscientes de sus habilidades. Su opuesto es la humildad, ya eso deben aspirar todos los cristianos.

Cómo combatir la soberbia

¿Te preguntas cómo luchar contra la vanidad?
Tomemos como ejemplo a San Agustín de Hipona y esta cita suya:

“Fue el orgullo lo que convirtió a los ángeles en demonios;
es la humildad lo que hace a los hombres ángeles».

Recuerda que la humildad hace al hombre noble y abierto a los demás.
Si quieres algunos consejos sobre cómo crecer en humildad y honestidad, mira estos 3 consejos.

Además de actuar de forma contraria, puedes combatir los 7 pecados capitales a través de la oración.
No hay mejor herramienta de oración que un rosario.
¿Qué te parece este rosario de perlas para tus oraciones diarias?
¿Sabías que las perlas blancas de agua dulce simbolizan la pureza, la inocencia y el perdón?
Inspírate con este rosario del Vaticano hecho a mano y fortalece tu fe católica.

Rosario en perlas blancas

COMPRAR AHORA>

 

 

 

Artículos relacionados

Cómo ser humildes y honestos→
Cómo la fe nos ayuda a perdonar→

Artículo anterior
Siguiente post