La Cruz de San Damián y su significado

A lo largo de los años seguramente te habrás topado con este crucifijo tan particular e icónico, conocido en todo el mundo como la Cruz de San Damián. El original es la gran cruz románica que cuelga en la capilla abandonada cerca de Asís, el lugar de nacimiento de San Francisco y Santa Clara. Esta cruz tiene ahora más de 800 años y mide aproximadamente 183 cm de alto y 120 cm de ancho. Está pintada sobre lino encolado sobre madera de nogal. Se desconoce la identidad del artista, pero la cruz ganó fama a través de su asociación con San Francisco de Asís.
¿Alguna vez te has preguntado cuál es su historia y significado?
Descúbrelo, leyendo los párrafos a seguir.

 

Cruz de San Damián

Imagen 1: La Cruz de San Damián

Historia de la Cruz de San Damián

En 1205 San Francisco de Asís visitó la iglesia de San Damián. Estaba en ruinas, pero esta cruz todavía estaba allí, colgada. San Francisco se arrodilló ante la cruz y escuchó las palabras de Dios "Ve y repara mi Iglesia", tanto físicamente como espiritualmente. Más tarde, las Clarisas, dirigidas por Santa Chiara de Asís, llevaron la cruz a San Giorgio y la guardaron durante siete siglos.

Por eso, esta icónica cruz tuvo tanta importancia en la tradición franciscana. De hecho, muchos franciscanos utilizan esta cruz como el símbolo de su misión por parte de Dios de comprometer sus vidas y recursos para renovar y reconstruir la Iglesia de Dios, a través del poder de Cristo.
No se sabe quién creó esta cruz, pintada en un estilo popular en la época que sirvió para enseñar el significado del evento representado.
La cruz ahora se conserva en la Basílica de Santa Clara en Asís.
Pero, ¿qué encontramos representado en esta cruz de fama mundial?

Cruz de San Damián: una mirada más cercana

La figura principal y más grande de esta cruz es, por supuesto, Jesucristo, representado a la vez herido y fuerte, de pie. El Salvador, pintado de negro, rojo oscuro y blanco brillante, proyecta la vida de la naturaleza divina en un cuerpo humano, atravesado por clavos en las manos y los pies, con una corona de espinas en la cabeza y una lanza de soldado en el costado. En ese momento, esta representación de Cristo era muy diferente de las más famosas, que retrataban a Jesús con ropas reales.

Continuando en orden de tamaño, las siguientes figuras más grandes son los cinco testigos de la crucifixión: la Santísima Madre María, San Juan Evangelista, María Magdalena (derecha), María (Madre de Santiago) y el centurión romano (izquierda) que en el relato del evangelio de Mateo le pide a Cristo que sane a su hijo. Tanto la Virgen como María Magdalena tienen las manos en las mejillas para reflejar un dolor y una angustia extremos. Los primeros cuatro testigos tienen una aureola alrededor de sus cabezas, porque son santos que fueron testigos de la venida de Cristo y dieron su vida por el Señor.

Santos de la Cruz de San Damián

Imagen 2: Los Santos de la Cruz de San Damián

En el lado izquierdo y derecho del travesaño hay seis ángeles, representados como maravillados por el evento de la crucifixión. Sus gestos con las manos indican que están discutiendo el maravilloso evento de la muerte y nos invitan a maravillarnos con ellos.

Ángeles de la Cruz de San Damián

Imagen 3: Los Ángeles de la Cruz de San Damián

Al pie de la cruz hay una imagen dañada que representa seis figuras, dos de las cuales tienen aureolas. Estas figuras, según la tradición, son los Santos Patronos de Umbria, la región italiana donde se encuentra Asís. Son respectivamente San Juan, San Miguel, San Rufino, San Juan Bautista, San Pedro y San Pablo.

En la parte superior de la cruz, sin embargo, Jesús aparece completamente vestido con sus vestiduras reales y lleva la cruz como un cetro triunfante. Se le representa saliendo de la tumba y entrando en los atrios celestiales que lo rodean. Diez ángeles se agolpan aquí alrededor del Salvador, cinco de los cuales tienen las manos extendidas en un gesto de bienvenida a Jesús, quien también tiene la mano levantada en un cálido saludo.

En la parte superior de la cruz está la mano de Dios con dos dedos extendidos, que simbolizan la bendición del Señor sobre el sacrificio de su único hijo.
Finalmente, junto a la pantorrilla izquierda de Jesús hay una pequeña figura de un pequeño pájaro, que muchos historiadores del arte han interpretado como un gallo o un pavo real, símbolo de la inmortalidad en el arte cristiano primitivo. A lo largo del lado inferior derecho del cuerpo hay un animal pequeño, probablemente un gato.

¿Por qué la Cruz de San Damián es tan famosa?

La Cruz de San Damián es famosa en todo el mundo por su historia y por el simbolismo que ha representado a lo largo de los siglos. Como se ha visto en los párrafos anteriores, los personajes principales vinculados a la crucifixión de Cristo están aquí representados todos juntos, como una especie de tierno abrazo al Hijo de Dios, que vino a la tierra para nuestra salvación.
Dado que el primer hecho importante relacionado con la cruz de San Damián se refiere a que Dios le pide a San Francisco que "reconstruya su Iglesia", esta cruz puede considerarse un símbolo de renacimiento, reparación y resurrección.

Si crees firmemente que algo en tu vida necesita ser reconstruido o reparado, este colgante crucifijo podría ser una inspiración para tus oraciones diarias. Se trata de un dije de cruz de oro de 18K para llevar al cuello, disponible en tres tamaños diferentes.

Colgante de la Cruz de San Damián en oro amarillo 18K

COMPRAR AHORA>

Oración de San Francisco de Asís a la Cruz de San Damián

Si quieres dedicar una de tus oraciones diarias a esta cruz milagrosa, aquí tienes las palabras de la oración de San Francisco a la cruz de San Damián.
Mientras el santo se arrodillada en frente de la cruz, recitaba:

Altísimo, glorioso Dios,
lanza tu luz
en la oscuridad de mi corazón.
Dame la fe correcta,
esperanza firme, caridad perfecta,
y profunda humildad, con
sabiduría y percepción.
Oh Señor, concédeme que pueda hacer
cuál es verdaderamente tu santa voluntad.
Amén.



 

Artículos relacionados:
La Medalla de San Benito de Nursia: este es su significado→
Santa Catalina Labouré y la Medalla Milagrosa→
La Divina Misericordia: cómo proteger tu casa y tu familia con la imagen de Jesús Misericordioso→